Misión Internacional de Especialistas en Derechos Humanos llama a actuar con rapidez para evitar más disturbios y acciones violentas que socavan la democracia en Brasil

11 de enero de 2023

Miembros de la Misión Internacional de Especialistas en Derechos Humanos condenan enérgicamente los actos de violencia, ataques a la prensa y la invasión, depredación y saqueo de edificios gubernamentales ocurridos en Brasilia el 8 de enero por seguidores de Bolsonaro y grupos organizados de extrema derecha que se niegan a aceptar el resultado de las elecciones presidenciales de 2022 y pretender desestabilizar el gobierno recién investido del presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Los ataques al Palacio del Planalto, al Supremo Tribunal Federal y al Congreso brasileño son condenables, pero no sorprendentes. Durante años, expertos y observadores brasileños han advertido que las acciones de Jair Bolsonaro y sus seguidores, las noticias falsas y la ruptura del compromiso cívico basado en el respeto por las diferencias políticas podrían conducir a un resultado violento y/o desacreditar el proceso electoral ordenado del país.

Este esfuerzo por desestabilizar la democracia en Brasil parece seguir el ejemplo de la insurrección del 6 de enero en el Capitolio de los Estados Unidos. Los organizadores, perpetradores y financiadores de estas acciones deben ser investigados, procesados ​​y arrestados. Los políticos, líderes religiosos y actores sociales relevantes deben actuar para desalentar la ocurrencia de este tipo de acciones. Además, los miembros de la Misión apoyan el trabajo colectivo de la sociedad brasileña para enfrentar el surgimiento de grupos políticos y violentos de extrema derecha, que utilizan la difusión deliberada de información falsa y generan rupturas políticas que aumentan el riesgo de violencia y falta de respeto por el Estado de Derecho Democrático y sus Instituciones.

Nuestra misión estuvo en São Paulo y Brasilia, del 28 de septiembre al 3 de octubre de 2022, para acompañar el proceso electoral en el país. Nuestros miembros incluyen: Remo Carlotto (Director Ejecutivo del Instituto de Políticas Públicas en Derechos Humanos del MERCOSUR – IPPDH), Dolores Gandulfo (Directora del Observatorio Electoral de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe – COPPPAL), James Green (Profesor de Historia y Cultura Brasileña en Brown University, EE. UU.), Carolina Jiménez Sandoval (Presidenta de la Oficina en Washington para América Latina – WOLA) y Gimena Sánchez-Garzoli (Directora de Brasil en la Oficina en Washington para América Latina – WOLA). Herta Däubler-Gmelin, exministra de Justicia de Alemania, colaboró ​​con el grupo de forma remota.

El enfoque principal de la misión fue monitorear los derechos humanos de acuerdo con los estándares internacionales. Una vez finalizada la visita, alertamos a la población sobre hechos de amenazas, agresiones físicas y asesinatos por motivos políticos en el contexto electoral. Hacemos un llamado a las autoridades para que investiguen, procesen y hagan rendir cuentas a los perpetradores de tal violencia para evitar una mayor obstrucción del proceso democrático. Incluso con la transición política en Brasil y la asunción del nuevo presidente el 1 de enero, las noticias falsas y las acusaciones falsas contra el sistema electoral y las elecciones permanecieron. En consecuencia, entendemos que las autoridades y la sociedad brasileña deben actuar rápidamente para minimizar una escalada de descontento político que genere más violencia.

print
Proyecto financiado con recursos del Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur
Creative Commons License Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.