8 de marzo: Día Internacional de la Mujer- Los derechos de las mujeres en el centro del proceso de integración regional

08 de marzo de 2022

La igualdad de género es un derecho humano y una prioridad en la política del desarrollo del MERCOSUR. En ese marco, el Día Internacional de la Mujer, que se conmemora anualmente cada 8 de marzo, es una oportunidad para destacar la importancia de la perspectiva de género en las políticas públicas para promover la igualdad de las mujeres en todas las esferas de la vida, el rol de las mujeres en la sociedad y el fin a la violencia por razones de género.

Pese a los esfuerzos realizados para incorporar la perspectiva de género en las políticas y decisiones, aún siguen existiendo patrones socioculturales de discriminación marcados, entre otras cuestiones, por desigualdades, falta de oportunidades, falta de autonomía económica y violencia simbólica, verbal, psicológica, económica y física hacia las mujeres.

La pandemia del COVID-19 profundizó estas desigualdades, a la vez que llevó a una sobrecarga de las tareas de cuidado que recaen sobre las mujeres y evidenció el aumento de la violencia doméstica, donde los femicidios/feminicidios son la manifestación más grave de la violencia de género. Al mismo tiempo, la pandemia puso de manifiesto el papel fundamental de las mujeres en la lucha contra el COVID-19 y su lugar en la primera línea de respuesta.

El compromiso por la igualdad de género se encuentra consagrado en una serie de instrumentos del derecho internacional, que comprometen a los países a garantizar la aplicación efectiva de estrategias y prácticas que contribuyan al pleno ejercicio de los derechos humanos de las mujeres. Entre otros instrumentos adoptados en el ámbito universal e interamericano, se pueden mencionar la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW) y la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra la Mujer, conocida como Convención de Belén do Pará.

A lo largo de la historia del MERCOSUR, el bloque regional ha aprobado una serie de normas, y creado instituciones con perspectiva de género. En este sentido, se destaca en 1998, la creación de la Reunión Especializada de la Mujer (REM), jerarquizada en 2011 con la creación de la Reunión de Ministras y Altas Autoridades de la Mujer (RMAAM), asumiendo un importante rol dentro de la estructura institucional del bloque. En el año 2000, por resolución del Grupo Mercado Común se consagra la incorporación de la perspectiva de género en el MERCOSUR. Con posterioridad, se han aprobado normativas específicas en temas como: tratamiento integral de la violencia basada en género, atención a mujeres en situación de trata internacional con fines de explotación sexual, participación política de las mujeres, trabajo doméstico, mujeres rurales, mujeres y trabajo rural asalariado, educación rural y desarrollo de la economía social para la inclusión de las mujeres. En 2006, la aprobación del Protocolo Constitutivo del Parlamento del MERCOSUR (PARLASUR) reitera el repudio a todas las formas de discriminación especialmente las relativas a género, e insta a los Estados a procurar una adecuada representación en términos de género, etnias y regiones según las realidades nacionales.

También en 2011, se crea en el ámbito de la Reunión de Altas Autoridades sobre Derechos Humanos del MERCOSUR (RAADH) el Grupo de Trabajo Género y Derechos Humanos de las Mujeres – actualmente Comisión Permanente de Género y Derechos Humanos de las Mujeres – con el objeto de integrar la temática de género como una cuestión transversal en el trabajo de todas las instancias de este espacio. En este sentido, se puede mencionar la campaña “Libres, Iguales y Felices”, desarrollada por el Instituto de Políticas Públicas en Derechos Humanos del MERCOSUR (IPPDH) por mandato de la RAADH, entre otras acciones para promover la igualdad de género.

Asimismo, el Plan Estratégico de Acción Social (PEAS), aprobado en 2011 y con apoyo técnico del Instituto Social del MERCOSUR (ISM), para orientar el proceso de priorización de la agenda social dentro del bloque por medio de ejes y directrices, incorpora la perspectiva de género de forma transversal, y a su vez plantea directrices específicas en materia de derechos humanos de las mujeres. En 2014, el Consejo del Mercado Común del Sur (CMC) aprobó las Directrices de la Política de la Igualdad de Género del MERCOSUR.

En este marco, se vuelve necesario poner en práctica las Directrices de la Política de la Igualdad de Género, que se reconocen como imprescindibles para el diseño, elaboración, implementación, monitoreo y evaluación de políticas, normativas, estrategias, programas, planes de acción, así como la gestión de recursos y elaboración de presupuestos. Las directrices abordan una serie de ejes para transversalizar la perspectiva de género:

  • Autonomía económica e igualdad en la esfera laboral y del cuidado
  • Participación paritaria en los procesos de toma de decisiones y en las esferas de poder
  • Derecho a la Salud integral
  • Derechos sexuales y derechos reproductivos
  • Derecho a la educación
  • Educación para los derechos humanos y la no discriminación
  • Enfrentar todas las formas de violencia basada en la perspectiva de género
  • Interseccionalidad, discriminaciones múltiples y agravadas
  • Territorio, hábitat y ambiente
  • Políticas comerciales y productivas inclusivas:
  • Derechos de las mujeres migrantes
  • Acceso a la justicia
  • Sistemas de información

En este Día Internacional de la Mujer, desde el MERCOSUR reforzamos la necesidad de implementar las acciones necesarias para transversalizar la perspectiva de género en todas las instancias de la vida para alcanzar una real igualdad y garantizar los derechos de todas las mujeres.

Descargar: Directrices de la Política de Igualdad de Género en el MERCOSUR 

print
Proyecto financiado con recursos del Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur
Creative Commons License Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.