1 de marzo – Día de la Cero Discriminación: Construir una agenda pospandemia en derechos humanos para alcanzar una región inclusiva, justa y diversa

25 de febrero de 2022

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos” consagra el artículo 1 de la Declaración Universal de Derechos Humanos.  Esto implica que todas las personas tienen todos los derechos y libertades proclamados en la Declaración Universal, sin distinción alguna de raza, color, sexo, identidad de género, orientación sexual, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición.  Sin embargo, la desigualdad está aumentando en el mundo y la pandemia del COVID-19 puso de manifiesto la discriminación estructural existente.

El 1 de marzo de cada año se conmemora el Día de la Cero Discriminación con el propósito de promover el fin de todas las formas de discriminación y celebrar el derecho de todas las personas a vivir una vida plena y productiva con dignidad. ​

En este marco, se vuelve necesario reflexionar en torno a la necesidad de eliminar las normas discriminatorias y los discursos de odio; promover marcos jurídicos y políticas públicas con enfoque de derechos humanos; fortalecer los espacios de participación social e implementar políticas distributivas que reviertan el impacto de la matriz de la concentración económica de los países de la región para contribuir a alcanzar objetivos más igualitarios.

Desde la mirada del MERCOSUR, es necesario analizar los procesos de empobrecimiento y su impacto en la pérdida de derechos de la población. Poner fin a la pobreza es una prioridad para garantizar los derechos humanos. El acceso a una vida digna, a la vivienda, al agua potable, a la salud, a la educación, al trabajo decente son derechos humanos.

Los Objetivos del Desarrollo Sostenible para el 2030 de las Naciones Unidas buscan generar un proceso donde nadie quede atrás.

En el ámbito regional, la Reunión de Altas Autoridades sobre Derechos Humanos del MERCOSUR (RAADH) adoptó en 2020 la Declaración de Asunción sobre la Promoción y Protección de los Derechos Humanos en Situación de Pandemia COVID-19 con el compromiso de que nadie quede relegado y ningún derecho humano desatendido.

Los principios de igualdad y no discriminación son la esencia de los derechos humanos.   Sin embargo, aún persiste la discriminación hacia ciertos grupos como las personas migrantes, las personas con discapacidad, las personas LGBTI, afrodescendientes o de pueblos originarios, entre otras. También hay una discriminación hacia las personas mayores, las niñas, niños y adolescentes y hacia las mujeres.

El enfoque interseccional y de derechos humanos en las políticas públicas es fundamental para poner fin a la discriminación y avanzar hacia una región con igualdad para todas las personas.

El Día de la Cero Discriminación fue establecido en 2013 por la Asamblea General de las Naciones Unidas (ONU), después de que el Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) pusiera en marcha su campaña en favor de la discriminación cero en el Día Mundial de la Lucha contra el SIDA.

En este Día de la Cero Discriminación, el Instituto de Políticas Públicas en Derechos Humanos del MERCOSUR (IPPDH) destaca la importancia del enfoque de derechos humanos en la construcción de la agenda pospandemia para avanzar hacia una región inclusiva, justa y diversa.

print
Proyecto financiado con recursos del Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur
Creative Commons License Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.