Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer

23 de noviembre de 2018

El 25 de noviembre fue declarado el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, para abordar una de las violaciones de derechos humanos más extendidas, persistentes y devastadoras del presente.

Según la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer emitida por la Asamblea General de la ONU en 1993, la violencia contra la mujer es “todo acto de violencia que tenga o pueda tener como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la mujer, así como las amenazas de tales actos, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la vida privada.”

Es por ello que el Instituto de Políticas Públicas en Derechos humanos del MERCOSUR (IPPDH) aprovecha esta oportunidad para compartir el Manual sobre el uso del lenguaje inclusivo y no sexista elaborado por la Comisión Permanente de Género y Derecho de las Mujeres de la Reunión de Altas Autoridades en Derechos Humanos y Cancillerías del MERCOSUR y Estados Asociados (RAADH). El mismo en un documento aprobado para su implementación en el MERCOSUR.

El Manual entiende que toda lengua cambia y se adapta a las nuevas realidades y necesidades de las comunidades que la utilizan, expresando aquello que la sociedad valora y urge comunicar y expresar en un momento determinado de su desarrollo, mientras que aquello que no es nombrado, simplemente no existe.

El lenguaje sexista representa una forma de violencia simbólica contra las mujeres. Es la que a través de patrones estereotipados, mensajes, valores, íconos o signos transmita y reproduzca dominación, desigualdad y discriminación en las relaciones sociales, naturalizando la subordinación de la mujer en la sociedad. Mientras que, el lenguaje no sexista corresponde a un tipo de lenguaje que apunta a revertir una situación discriminatoria y de ocultamiento de la mujer debido a su forma, es decir, a las palabras o estructuras elegidas.

En tal sentido, se busca concebir el lenguaje desde una perspectiva de género, sin ocultar, subordinar, infravalorar, excluir y estereotipar.  Esto es un desafío crucial para la visibilización de los cambios y progresos en la materia y para su fortalecimiento para una mirada más igualitaria e inclusiva de la realidad.

Acceder al Manual pedagógico sobre el uso del lenguaje inclusivo y no sexista

Si queres recibir información del IPPDH, suscribite aquí.

Imprimir
Proyecto financiado con recursos del Fondo para la Convergencia Estructural del Mercosur
Creative Commons License Esta obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.